Menú Cerrar

Manifest contra el localisme

Unes paraules d’un surfista llibertari:

Destruye el localismo

QUE NO TE MARQUEN TERRENO, DESTRUYE EL LOCALISMO

Con este eslogan e ilustración queremos empezar este escrito de denuncia contra esta mierda llamada localismo. Decimos mierda cuando podríamos decir también basura, desgracia, escoria, inmundicia, bazofia, impureza o mejor dicho: injusticia. Nos hemos decidido a hacer esta reflexión a raíz de ver varias apologías a esta actitud en diferentes páginas web del mundillo surfista catalán (que por cierto, en alguna de ellas fue un error), con el colmo de ver graffitis en nuestraS playas de “Respect the locals” o “Locals only”.

El localismo es el fascismo del surf, como tal, vamos a tratarlo y combatirlo mediante la palabra, para que aquellos bienaventurados que se inician en nuestro querido deporte sepan de que va la historia y se posicionen en un lado u otro, y aquellos que llevan tiempo surfeando las playas les ayude a confirmarse en aquello que llevaban pensando hace tiempo y veían un vacío cultural con discurso y antagonismo, esto les ayude a llenarlo.

Para empezar diremos, si un día nació el localismo en el surf fue por las nuevas generaciones de nuevos riders en las playas, los que llevaban tiempo surfeando se vieron obligados a compartir las olas con más personas de lo que estaban habituados. Cabe recalcar que no fue un hecho generalizado el localismo, eran mayoría los surfistas que mantenían la actitud -sin fronteras-, pero el egoismo de unos pocos se hizo notar echando a nuevos surfistas de las playas, echando por amenazas o violencia física. También el turnarse en el pico para que el venido nuevo a la playa no pudiera coger ninguna ola. Se analiza por parte de los localistas la falta de compañerismo y apoyo mútuo, valores humanos que llevan al compartir y no al competir.

Nosotros no creemos en la dialéctica localista-foráneo en los spots catalanes ya que cuando sopla de levante vas a unas playas y cuando sopla de tramontana a otras, y vemos que de forma natural es una invención cultural desequilibrada en su moralidad de tendencia conservadora. Pero ya que existe el localismo como forma de protesta seremos la antítesis antilocalista. La libertad es nuestra bandera, por lo tanto, nos creemos con la totalidad de libertad de surfear donde y cuando queramos. El concepto de “respect the locals” es autoritario, por lo que crea que a los que no suelen surfear allí de una forma habitual sean seres inferiores a los cuales no tienen derecho a ser respetados. El respeto si se debe dar es de una forma igualitaria, cuando se da de una forma jerárquica hay poder y opresión. Pues exigimos que haya respeto en las playas sean habituales o no de esa playa, y el respeto se gana compartiendo olas y seguir el código de preferencias, sin saltar ni hacer la culebra. Y ni hablar de “Locals only” estos descerebrados los deberiamos enviar a Ateneus para que leyeran un poco.

Ser localista o antilocalista son dos posturas políticas. Y no nos referimos al término política solamente a la sumisión que padecemos por el parlamentarismo burgués, nos referimos como política a toda decisión o actitud que adoptas en tu vida cotidiana. Para desglosar el término localista diremos que es una discriminación en base al lugar de origen, como es la opresión de los blancos sobre los negros (racismo) o los hombres sobre las mujeres (sexismo). El localismo se caracteriza por sus límites, es un paradigma contradictorio, el deseo de oprimir y el deseo de ser oprimido. Oprimir en la playa donde uno se cree con la jerarquía de ser localista y el deseo de ser oprimido cuando se viaja y se surfea las migajas que te ofrecen los localistas de esa playa.

Los localistas se aferran a la frase “cada vez hay más surfers, pero espacio sigue siendo el mismo que antes” para justificar sus prácticas dominadoras. Como decía un graffiti anarquista “Cuando nacimos ya todo era de alguien, ¿Que nos queda?”, eh aquí la raiz del problema, seremos radicales en esta máxima: La playa no tiene dueño. Como decía Pierre-Joseph Proudhon: “¿Que es la propiedad? La propiedad es un robo”. Quien se erige como amo de un trozo de agua es un tirano, ya que la playa aún tiene esencia libertadora, por el momento no está privatizada ni hay que pagar para poder disfrutarla.

Aquí en la Barceloneta tuvimos una lucha hace unos años en contra de la construcción de espigones paralelos a la playa lo que produciría la pérdida de olas en una parte de la Barceloneta, en las manifestaciones y concentraciones que se hicieron éramos un sujeto colectivo, los surfistas de barcelona y alrededores, y también se hicieron parte de esta lucha surfistas del maresme o el garraf porque creían que esas olas también eran suyas, lo que hace que los surfistas catalanes tengamos una conciencia generalizada en contra del localismo. Todos los surferos estábamos unidos, la lucha era nuestra, nos habiamos constituido como movimiento social ofreciendo una alternativa a los proyectos que se habían decidido en despachos políticos. A partir de ahi nació el colectivo surfero unido por una misma causa y esta es:la protección de nuestras olas en la costa catalana. También pondremos el caso de la limpieza de playas que organiza la Surfrider Foundation, una asociación sin ánimo de lucro que nos mantiene en nuestra lucha ecologista de conciencia y práctica.Y es por eso, que circumstancias como esta les debemos dar más importancia de la que se merecen a pesar de que perdimos la lucha de los espigones, y es nuestro deber hacer añicos la etiqueta localista y avanzar en favor del progreso humano, la solidaridad y el apoyo mútuo.

Por lo que creemos que cuando se de una situación injusta en nuestras playas, vemos necesario hacer bloque y no permitir que los localistas sigan apoderándose de un trozo de terreno que no les pertenece. Destruye el localismo!

____________________________________________________________________________

Aprofitem per recordar que si voleu col·laborar amb SurfCatalunya us podeu posar en contacte a infosurfcatalunya@gmail.com